Médicina Estética sin cirugía

Fotoenvejecimiento

El sol hace de las suyas: agrede permanentemente a la piel en verano y en invierno. Debilita las fibras y quita vitalidad a las células, destruye gran parte del colágeno y la elastina, deshidrata la piel y la hace más frágil, acumula sustancias tóxicas que la arrugan y la manchan de manera acelerada. Por otra parte produce lesiones pre cancerosas.