Médicina Estética sin cirugía

Arrugas

La piel, al igual que todos los tejidos de nuestro organismo envejece con el paso del tiempo. Como consecuencia de ello luce delgada, frágil, deshidratada y deslucida, lo que se acompaña de arrugas superficiales.

La capa más profunda está normalmente atravesada por múltiples fibras de colágeno y elastina que le dan su turgencia, consistencia y elasticidad. Con los años y el efecto del sol, las fibras se desorganizan y pierden sus condiciones naturales.

Todos estos daños producen flacidez y arrugas cada vez más notorios.

Por debajo de la piel se encuentra el tejido adiposo, que también sufre un deterioro. En ciertas regiones como los pómulos por ejemplo, la grasa se atrofia y pierde cohesión con la piel, desplazándola hacia abajo, y formando surcos cada vez más pronunciados.

Más profundamente se halla el plano muscular que pierde tonicidad y volumen, provocando flacidez y arrugas profundas.

Tratamiento de las Arrugas


Hoy existen múltiples procedimientos para tratar las arrugas. Tratamientos locales por medio de peeling o uso de cremas, geles y lociones. Aparatología de moderna tecnología, como la radiofrecuencia bipolar y tripolar, permiten calentar un lugar específico de la piel sin dañar a los tejidos circundantes. De esta forma se consigue mejorar la turgencia y elasticidad de la piel haciéndola lucir más joven y brillante.